Cosas que escuchamos muy a menudo: Tu hijo te dice – “No quise romper la ventana“; le respondes: “¿Pero tu fuíste el que tiró la pelota, verdad?  Entonces tú eres quien debe pagar por ella“.  Y cuando tu hijo paga, él ha aprendido un principio fundamental de la vida, que le puede salvar de pagar consecuencias mucho más caras, en su jornada por esta tierra!

 

Dios, quien es nuestro Amante Padre Celestial, inventó y diseñó la “Ley de las Consecuencias” – para nuestro beneficio.  Consideremos lo siguiente:

  • 1) Tus decisiones determinan la clase de cosecha que tendrás.  Adán y Eva, tuvieron que escoger si obedecerían a Dios o no; pero no escaparon de las consecuencias de su decisión.  “Segamos lo que sembramos“.  Repetidamente le digo a la gente en Vida Abundante: “Si no te gusta lo que estás cosechando… cambia tu semilla!“.  Tu no eres una marioneta en las manos de una fuerza cósmica malévola, ni de la “suerte”.  A TI,  DIOS mismo te dotó con la capacidad o poder de escoger el hacer el bien o el mal.  Por lo tanto, en tus manos está el poner en práctica los principios divinos y cosechar los resultados divinos que Dios ha preparado para ti.
  • 2) Tus decisiones siempre tendrán un impacto -positivo o negativo – sobre los demás.  Es seguro que tu intención jamás será herir a otros o causarles sufrimiento, pero a menudo es un daño colateral que no puede ser evitado.  Eso es algo así como los “efectos secundarios” de tomar una droga o medicamento.  Después que Israel conquistó a Jericó, Acán robó algunas cosas de los despojos (que Dios había dicho que NO debían de tomar!!!) y su acción de rebelión y desobediencia, causó que Israel tuviera una de sus más vergonzosas derrotas en Ai.  Después Josué lo confronta con una pregunta que le taladra hasta el tuétano, al decirle: ““Por qué has traído esta maldad sobre nosotros?” (Josué 7:25)   Antes de actuar, necesitas considerar si alguien saldrá dañado o será afectado negativamente por causa de tu decisión incorrecta o de desobediencia.  Piensa, ¿Afectarás a tus hijos, a tu esposa, a tus amigos, a tus hermanos, a tu congregación, etc.?
  • 3) El que recibas Perdon por tu mala decisión, no significa que se cancelarán las consecuencias de esa mala decisión.  Dios escucha tu confesión, te perdona abundantemente y limpia tu record… pero la ley de la siembra y cosecha, puede aún permanecer en efecto.  David confesó: “Contra Ti solo he pecado Señor!” y Natán le respondió: “Si, pero el Señor te ha personado…. solo que, tu hijo morirá” (2 Samuel 12:13-14).   Por lo tanto, si no quieres cosechar “algunas cosas”… pues, “no las siembres”!!

Pastor Andrés